María Dolores Hurtado, alumna de Diseño de Moda, realizó sus prácticas con la diseñadora Leyre Valiente en Madrid. Hoy nos cuenta su experiencia en una firma de moda en la que ha podido poner a prueba sus conocimientos en distintos departamentos.

¿Qué tal tu experiencia en Leyre Valiente?

Ha sido y será una experiencia inolvidable. Todo lo que puedo decir de ella y su equipo de trabajo es estupendo. Me acogieron como una más y me valoraron desde el primer momento.

Personalmente, con ella compaginé muy bien porque somos las dos un poco alocadas y nos picamos con nuestros gustos que son muy dispares. Y con respecto a lo profesional, me encantó su actitud incansable y su sonrisa eterna a pesar de dormir pocas horas por trabajo; me he sentido muy identificada.

¿Qué funciones desempeñaste durante tu periodo de prácticas?

Desde el primer día me dejó a cargo de parte importante del patronaje, y al tiempo, confiaba en mí para cortar prendas en tejido y mandarlo al departamento de confección. He asistido a shooting, he realizado prendas delicadas y cosido detalles a mano y he presentado propuesta para su atelier. Me he ofrecido a todo y ella siempre ha contado conmigo.

Cuando entras en el mercado laboral ¿qué carencias crees que tiene un diseñador de moda que acaba de terminar sus estudios?

Pienso que a cada persona se le dará mejor o peor una serie de cosas. Pero, es muy importante hacerse con una lista de contacto de costureras, almacenes que te faciliten muestras de tejidos, fotógrafos… Además, me gustaría hacer hincapié en que a la hora de mandar a confeccionar una prenda, debe de estar todo súper explicado, hasta lo obvio, para que no haya atrasos en la producción, ni errores.

¿Te gustaría trabajar para otra firma o crear una marca propia? ¿Qué proyectos de futuro tienes actualmente?

Hoy día, me gustaría trabajar para otra firma. Aprender de personas con experiencia y del funcionamiento desde dentro de la misma. Siempre, sin abandonar mi propia firma, Emedé, y poco a poco ir abriendo sus puertas como empresa profesional.

Mi futuro próximo es atender a mis clientas y preparar la nueva colección que será presentada en Sevilla de Boda, tras recibir el premio a la segunda mención especial en el Certamen Novia del Sur.

¿Cómo ves el futuro de la moda en Sevilla?

Al llegar de Madrid y ver otro punto de vista, me he dado cuenta que en Sevilla no funciona tanto una moda estrambótica como pasaría allí, ya que hay más variedad de estilos. Pero el tema invitada, está a la orden del día y cada vez, son más las clientas que se ponen en manos de firmas jóvenes y frescas para llevar los looks más originales y exclusivos.

¿Qué consejo le darías a los jóvenes diseñadores que están estudiando actualmente?

Mi consejo es que sean incansables, que no se rindan a pesar de toda la competencia, que se impliquen en todas las asignaturas porque aunque parezca que algunas no merecen mucha atención, antes o después, les servirá. Granito de arena se forma la montaña.