La alumna de Diseño de Moda Macarena Fernández ha estado durante el mes de agosto en prácticas en el estudio de Antonio García. Nos cuenta su experiencia, así como sus impresiones sobre las tendencias de la moda en Sevilla.

¿Qué tal tu experiencia en Antonio García?

Mi experiencia no ha podido ser mejor. Seguía su trabajo desde hacía mucho tiempo y me hacía especial ilusión hacer las practicas con ellos, y una vez concluidas, sólo tengo buenas palabras hacia el equipo que forma Antonio García.

Tanto Antonio como Fernando aman la moda por encima de todo y te lo transmiten en cada conversación y eso es un gustazo. De ellos y de las maravillosas personas que trabajan allí he aprendido conocimientos y experiencias, el gusto por los detalles y el trabajo artesanal, el trato con las clientas y he visto la satisfacción por el trabajo bien hecho.

En esas cuatro paredes están las mejores manos de Sevilla.

¿Qué funciones desempeñaste durante tu periodo de prácticas?

He tenido trabajos muy diversos y en muchos ámbitos. He ayudado con el montaje de prendas, realización de trabajos artesanales como bordados y aplicaciones, trato con las clientas entre otras muchas funciones.

Cuando entras en el mercado laboral ¿Qué carencias crees que tiene un diseñador de moda que acaba de terminar sus estudios?

Son muchas las carencias, la más importante de todas en mi opinión es la falta de financiación para crear una empresa, la ausencia de confianza de los clientes en comparación con empresas con más años de experiencia, la falta de experiencia para acceder a puestos de trabajo en empresas…

Sin embargo, pienso que todos estos inconvenientes se solventan con el doble de ilusión, trabajo, esfuerzo y dedicación que hacen que al no dar nada por sentado se luche más y mejor, con lo cual al final se acaba realizado un trabajo de más calidad.

¿Te gustaría trabajar para otra firma o crear una marca propia? ¿Qué proyectos de futuro tienes actualmente?

En este momento de mi vida me gustaría trabajar para otra firma sin renunciar a la idea de seguir realizando encargos a medida. Me ha encantado la idea de sentirme parte de un equipo y de aprender de personas que ya son un referente en el mundo de la moda. Pienso que trabajar para otra empresa te da unos conocimientos que ahora mismo me muero de ganas de experimentar.

Actualmente me encuentro en la última fase de realización de mi proyecto final y barajando opciones de que sea presentada en algún concurso o desfile y además, estoy realizando un traje de novia para el concurso que tendrá lugar el 26 de noviembre en Fibes dentro de la feria Sevilla de Boda.

¿Cómo ves el futuro de la moda en Sevilla? ¿Crees que algún día Sevilla será enclave de moda referente no sólo de moda flamenca?

Creo que el futuro de la moda en Sevilla viene pisando fuerte. Durante mis años como estudiante he conocido a gente con un potencial tremendo y que creo que va a dar mucho que hablar a nivel nacional.

Es cierto que actualmente la moda flamenca quizás sea el referente pero no debemos olvidar que hay marcas y diseñadores que tienen ya una reputación muy fuerte en lo referente a vestidos de novia, invitadas y colecciones pret a porter.

Durante muchos años ha habido más plataformas para promocionar el sector de la moda flamenca con lo cual el resto quedaba un poco más descubierto pero afortunadamente cada año son más las plataformas que nacen para cubrir otras necesidades. Asimismo, actualmente creo que somos muchos los jóvenes diseñadores que con la mente muy estimulada con los desfiles de Madrid y otras ciudades internacionales soñamos con hacer colecciones de gran nivel desmarcándonos de lo que ya existe hasta ahora.

¿Qué consejo le darías a los jóvenes diseñadores que están estudiando actualmente?

Bueno yo aún me considero parte de ellos, pues creo que en esta profesión por la que todos luchamos nunca se deja de estudiar ni de aprender, pero les aconsejaría que fueran apasionados, que se ilusionaran por cada nuevo reto y que vivieran cada oportunidad intensamente.

Pasarán por muchas primeras veces que no olvidarán nunca, así que les diría también que las disfrutaran mucho, porque en los momentos más bajos o de más incertidumbre eso les dará alas para seguir soñando.