La iniciativa Imagen y Salud surge como necesidad para aglutinar diferentes sectores y conseguir realizar actuaciones conjuntas, todas ellas orientadas a la prevención de los trastornos ocasionados en la conducta alimentaria. Este programa iniciado por la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales y coordinado por Manuel Flores Muñoz tiene como principal fin el desarrollo de acciones coordinadas de carácter preventivo y de promoción de salud asociadas a la pluralidad de estándares estéticos, a la mejora de la autoestima y al fomento de hábitos de vida y consumo saludables.

¿En qué consiste y con qué motivación surge el Proyecto 18/38?

Desde la Asociación de Empresarios de la Confección surge la propuesta que ellos titulan 18/38. Esto significa: 18 años para subirse a la pasarela y 38 como talla mínima, siempre refiriéndonos a la moda de adultos. Principalmente, lo que se cuestiona es lo que se está mostrando desde la pasarela. Por un lado genera factores de riesgo para la salud de la población, dado el papel de influencia que ejerce el mundo de la moda; y desde otro punto, tampoco es saludable para aquellos trabajadores o trabajadoras que ejercen como modelos.

¿Es una propuesta que la sociedad está reclamando consciente o inconscientemente?

Es un proceso importante porque está en debate dentro del sector, y a nosotros nos parece tan importante la propuesta, como generar ese debate. Lo que se entra a debatir, son dos aspectos fundamentales: establecer acuerdos para que por la pasarela no pasen modelos por debajo de la talla 38 y que es lo que entendemos por talla 38, ya que cada fabricante es diferente. Esta talla parece que es un chicle, que se acorta y se alarga. Y no hay nada mejor que desde el propio sector para entrar a debate de que medidas son las que vamos a establecer con objeto de consolidar la talla 38.

Pero para ello, habría que establecer las tallas y contar con el consenso de todas las partes del sector…

Efectivamente, ese es el debate. Eso es lo que a nosotros nos parece importante y además al sector empresarial de la moda también. Porque es clarificar su relación con el consumidor y aportar un valor añadido. Actualmente, parece que está de moda la aceptación de la diversidad en las modelos y parece que buscamos cada vez una imagen que pueda ser más exótica. Junto al valor de la diversidad, que se puede comercializar, hay un valor que es mucho más importante, y es el de la salud. Yo creo que es una gran oportunidad para la moda andaluza, incorporar tanto el valor de la aceptación en la diversidad de la imagen corporal, como incorporar el valor de una moda basada en la salud y en la imagen saludable.

¿Se podría decir que el fin último de todo esto sería conseguir una moda saludable?

El fin del proyecto sería una moda en la que se respeten los criterios de salud y que también sea rentable para el sector empresarial.

Si se modificaran y establecieran unas tallas estándar y no se permitiera subir a la pasarela a una modelo menor de la talla 38, ¿se eliminarían la mayoría de los problemas de bulimia y anorexia entre las jóvenes?

Ni muchísimo menos. Ojalá se pudiera resolver así. En los trastornos de conducta alimentaria, intervienen multiplicidad de factores. Y si queremos ver el porcentaje en el que interviene la moda sería dependiendo de cada persona. Hay personas que se dejan influenciar más por unos aspectos y otras por otros. Ahora, lo que sí es cierto es que la moda tiene una potencia que no solo va en los cánones de temporada, sino que va más allá, y ocupa espacios culturales entendidos de la manera más amplia. La batalla, ahora mismo, no consiste exclusivamente en unificar los criterios de la talla 38, esa es una acción importante pero no es la única, porque desde el sector también sabemos que se argumenta la globalización del sector empresarial y que las tallas vienen impuestas desde el sector a nivel internacional.

Pero sí que es verdad, que la moda siempre ha estado en el punto de mira como la culpable de enfermedades como la anorexia o la bulimia, y de ello, por ejemplo, tiene mucha culpa el retoque con Photoshop en las campañas publicitarias.

No se olvide, que la moda es muy importe porque aquellos que trabajan dentro del sector se encargan de que sea muy importante tanto en factores culturales, sociales y económicos. Aunque parezca mentira, todos queremos ir a la moda o generalmente conocemos las últimas tendencias, ya sea porque nos atraen, nos llaman la atención o porque no queremos quedarnos en el pasado.

Actualmente en Francia hay abierto un debate respecto a las tallas de las modelos, ya que no quieren que desfiles jóvenes extremadamente delgadas. España fue pionera en implantar unas normas parecidas, pero seguimos viendo sobre la pasarela a chicas muy delgadas, ¿deberían ser más estrictos con este tipo de normas?

Lo de Francia es una cosa que está en funcionamiento. La pasarela Cibeles, no solo se trata de que aquel año se impulsara en los medios de comunicación lo del índice de masa corporal 18, sabiendo además que eso significa un bajo peso. Posiblemente, lo de la pasarela Cibeles duró lo que tardaron los medios de comunicación en sacar de sus cabeceras la noticia. Y además con un problema añadido en el sector, puesto que sabemos que quien hace la ley, hace la trampa. Y ese 18 de masa corporal en vez de pasar a arreglar algunas cosas, generó un segundo estropicio. Hay que regularizar las cosas a través de la normativa que se tenga que construir, pero lo que sí es cierto, es que desde el ámbito en el que nosotros estamos trabajando lo que nos interesa es cohesionar el sector de la moda con los diversos sectores porque esta mesa no se monta tirando solo de un pico del mantel.

Y si realmente se cumpliera todo esto al pie de la letra, ¿se podría cambiar el canon de belleza?

Para que cambie el canon de belleza no hace falta que se cumpla esto. El canon de belleza va cambiando periódicamente por muchos criterios y algunos de ellos muy satisfactorios. Evolucionar, cambiar, modificar, no es ni más ni menos positivo, siempre que tengamos determinados principios de sentido común y no nos vayamos a los extremos. Hacer desfilar a modelos con riesgo para su salud, sea por su exceso o defecto, nunca es recomendable.

Bajo su punto de vista, ¿qué labor de concienciación se tendría que llevar a cabo para que realmente estos trastornos alimenticios de los que hablamos tuvieran un mayor impacto y dejasen de ser un problema?

Lo primero que hace falta es desarrollar aquello que nosotros llamamos los aspectos vinculados a la promoción de salud. No podemos estar permanentemente trabajando como aquella canción de Juan Manuel Serrat “niño eso no se hace, niño eso no se dice, niño eso no se toca”. Es mucho más sensato abordar el sentirse cómodo con uno mismo, el tener una conciencia crítica para decir que no, el desarrollar habilidades para ser amigo de los amigos, el saber identificar situaciones de riesgo, etc., ese es el eje fundamental sobre el que hay que trabajar, porque es una vacuna que nos va a prevenir de otro tipo de problemas, que cuando se presentan, hay que abordarlo focal y intersectorialmente. Para ese tema, hay que poner en valor el hábito de la buena comida y cuando hablamos del término buena comida quiere decir en lo que comemos, en la forma que comemos y en compartir la comida con quien estamos. Una de las formas de prevenir este o cualquier otro tipo de trastorno, es hablar de lo que pasa, pero no que empecemos a hablar cuando ya tenemos el problema por delante, sino que el discurso es permanente y eso se hace constantemente a lo largo de la vida. Luego en esta alianza que hablamos y este vínculo que tienen los sectores empresariales de la moda es importante que cada uno desde sus redes transmita mensajes a favor de la imagen y la salud.

Entonces, ¿las revistas de moda tendrían que empezar a utilizase como una vía de comunicación?

Serían unas aliadas fundamentales. Además, nuestras amigas blogueras o influyentes pueden encontrarnos siempre con las puertas abiertas para montar alianza. Porque desde los blogs se influye y se pueden cambiar muchas cosas. Todos somos gente activa y podemos comprometernos en este camino.

Cada vez son más las marcas que se están revelando y lanzan campañas de marketing con mujeres de tallas grandes. ¿Podríamos decir que estamos en el paso definitivo para el cambio?

Ojalá fuera un cambio justificado por unas razones sensatas y no exclusivamente económicas. No dude que cualquier oportunidad se va a aprovechar, pero no dude que cualquier cosa de cualquier manera no sirve. Luego ahí, los pasos deben estar justificados y razonados porque cualquier cosa que hagamos sin que haya un motivo se nos va a caer encima. Es pan para hoy, y hambre para mañana. Tampoco se trata de eso.

Y un mensaje de concienciación…

A mí no me corresponde dar mensaje de concienciación, pero si me corresponde ofrecerles una herramienta como es el blog de la Consejería de Salud que se llama www.imagenysalud14.wordpress.com, le animamos a ponerse en contacto con nosotros para que desde el espacio, el escenario y la influencia de cada uno poder articular un discurso que sea útil. No es igual el mensaje que se transmite en una consulta cuando el médico tiene a un paciente delante, que desde el mundo de la moda. Y los dos discursos son igual de importantes pero tienen que ir adaptados a sus destinatario y si tuviera que dar un mensaje, yo que ya no estoy a la moda y que ya tengo mis años diría que el viejo eslogan de “con tu quiero y con mi puedo, vamos juntos compañero”. Y que esto lo que se trata es de unir voluntades e intereses para hacer de la moda y de la vida de las personas un desarrollo más saludable.

¡Bienvenido a ESSDM Escuela Sevilla de Moda!
¿En qué puedo ayudarle?
Powered by